¿ Sabes aplicarte los cosméticos en su orden correcto?

Tras años de experiencia en el mundo de los cosméticos, debo decir que si que hay personas que aún se hacen un lío con el orden correcto a la hora de aplicarse serums, mascarillas, cremas.. ¿Te vuelves loca con la cantidad de productos cosméticos que nos ofrece el mercado? ¿ Sabes el
orden correcto de aplicación de los mismos? ¿ Qué aplicó primero, el serum o la mascarilla ?
Todo tiene su lógica y, si nos paramos a pensar, no es nada complicada la aplicación de los cosméticos. Lo más importante es crear una ruina diaria y constante mañana y noche.
La base de una piel bonita y uno de los pasos más importantes en tu ritual de belleza es la limpieza. Eliminar suciedad, impurezas y maquillaje es elemental y el innegociable, no te lo puedes saltar y debes de invertir en utilizar buenos productos.

Es primordial antes de aplicar cremas y serums. La limpieza mañanera la realizaremos con espumas, geles, lociones o aceites y no debemos olvidar el tónico para devolverle a la piel su ph ideal que se ve alterado por la limpieza.
Seguiremos con la aplicación del serum sobre la piel perfectamente limpia para que penetren los activos más concentrados que nos ofrecen estas bombas tan beneficiosas las la piel. Los puedes encontrar de multitud de tipos y dependiendo de las necesidades de tu piel, anti aging, hidratantes, para favorecer la luminosidad…
Ahora es el momento perfecto para aplicar el contorno de ojos haciendo un masaje para estimular la circulación de la zona y drenar el exceso de líquidos. Masajea bien para que se absorba rápido, este paso puede hacerse indistintamente en este momento o tras la crema hidratante que viene justo ahora.

Tras la crema facial que puede ser con factor de protección o un protector solar propiamente dicho o una crema con color, aplicaremos el maquillaje, quien lo utilice.

En la rutina nocturna debemos ser más concienzudos con la limpieza. Hay que eliminar el maquillaje, la suciedad y los restos de suciedad de todo el día de una manera muy suave y sin resecar la piel. Para este momento soy partidaria de los bálsamos y aceites.

Terminamos con un serum, el contorno de ojos y una crema.

Pero claro que hay muchos más productos cosméticos como puedes ser las mascarillas y los exfoliantes faciales. L ideal es utilizar el exfoliantes antes de las mascarillas para eliminar células muertas, limpiar el poro y hacer que los activos de las mascarillas penetren más fácilmente. Terminamos con una buena hidratación .

 

La limpieza facial, ese paso que no te debes saltar

La limpieza facial tiene una importancia vital para la piel , es el paso más importante en la rutina beauty y la base para conseguir una piel cuidada, bonita y sana.

Aún hay personas que por falta de tiempo o vagancia se van a la cama sin limpiarse ni hidratarse correctamente, aunque no te hayas maquillado la polución ambiental que tu piel ha soportado durante el día que se compone de gases y metales pesados tiene que eliminarse perfectamente para favorecer la regeneración celular.

La limpieza facial es tan importante que debes de invertir en buenos productos para comenzar con buen pie tu rutina diaria.

Yo soy partidaria de combinar dos limpiadores y me decanto por esta opción ya que las necesidades de la piel por la mañana y la noche son bien distintas. Por la mañana aprovecho el momento ducha para la limpieza y me gusta utilizar productos suaves y ligeros como cremas, geles o espumas. Nuestra piel está limpia de la noche anterior y si que quizás necesitemos eliminar exceso de grasa pero lo conseguiremos fácilmente con productos que no la alteren.

Ya por la noche es cuando hay que hacer hincapié en una limpieza profunda y tomarse un par de minutos para lleva a cabo este ritual. Ideal para este momento son los bálsamos o aceites limpiadores de los que estoy absolutamente enamorada. Se aplican sobre la piel seca y se trabajan suavemente mediante movimientos circulares ayudando a desincrustar el maquillaje y la suciedad sin dañar ni resecar la piel. Para terminar utilizaremos una muselina humedecida en agua tibia para eliminar los restos y además hacer una pequeña exfoliación diaria que ayudará a acabar con las células muerta y mantener limpio el poro con el resultado de una piel muy limpia e hidratada.

La limpieza facial hay que grabársela a fuego y llevarla siempre a rajatabla.        ¿ eres de las que te la saltas ?