¿ En busca de una piel luminosa ? Te damos la clave

He de deciros que lucir una piel luminosa es algo que me preocupa quizás demasiado, que busco permanente y es que algunas veces y por diversos motivos la piel se apaga y está triste, como sin vida. Para ello te voy a dar unos sencillos consejos para que tu piel esté más bonita  porque una piel luminosa parece más lozana y joven.

Es necesario exfoliar la piel a menudo para eliminar las células muertas que se acumulan y tener así bien limpio el poro.
Es bueno tener a mano algún producto que contenga alfahidroxiácidos o como el ácido láctico u otros que podemos encontrar en algunas frutas y que se encargan de realizar un peeling natural dejando la piel renovada, más uniforme y más lisa.

No está de más utilizar serums que favorezcan la luminosidad, incluso hay productos que contienen partículas iluminadoras como el nácar o la mica, ingredientes que facilitan el reflejo de la luz en tu piel.

Otro de mis consejos es utilizar siempre un par de gotas de aceite que puedes mezclar con tu crema o serum para que la piel se vea más jugosa y con ese glow que tanto buscamos.

Ahí vamos con un ejemplo de productos para una piel radiante:

-Exfonat de Ami Iyok es un exfoliante facial suave y muy refrescante hecho con partículas de la cáscara de coco que oxigena la piel favoreciendo su renovación celular.

-Pads de Zelens, un producto que siempre uso y que está recomendado para uso diario tras la limpieza. Ayuda a igualar el tono, a alisar la piel, a cerrar el poro y también unifica las manchas de pigmentación.

-Glow Maximizer face oil. Nuestro fabuloso aceite facial de día para todo tipo de pieles que equilibra y revitaliza. Utiliza partículas de mica en su composición para que tu piel se vea más luminosa y, en definitiva, más bonita.l. Te recomiendo que lo utilices usarlo como un serum o bien que mezcles unas gotitas con tu crema habitual para dar elasticidad y jugosidad.

Con estos simples gestos conseguirás tu objetivo muy fácilmente.

 

Aceites faciales si o si

Las que ya me conozcáis o sigáis mi andadura en Elle est belle, conocéis de sobra el amor incondicional que tengo a los aceites faciales y además, el tiempo me ha dado la razón ya que estoy de acuerdo a pies juntillas con que     ” oil is the new black ” y son ya numerosas firmas las que han sucumbido a sus numerosos beneficios para la piel.

No solo se han hecho los aceites para que las pieles secas nos hidratemos. No, hay un aceite para cada tipo de piel y para cada problemática así que no tengas miedo y encuentra el tuyo.

Es indispensable que en tu búsqueda te centres en aceites de calidad, hechos con aceites vegetales de primera presión en frío repletos de antioxidante y con propiedades altamente regenerantes como el argán, la semilla de uva, la jojoba, la mosqueta entre muchos otros y si son de cultivo orgánico pues mejor que mejor. Estos aceites son la base del producto que le confieren la textura más o menos densa,  pueden además añadirse extractos botánicos de plantas y otros ingredientes para terminar con aceites esenciales de calidad que le darán aroma al conjunto y por su puesto que también cuentan con beneficiosas propiedades para la piel.

Por daros un ejemplo, los aceites de jojoba y argán son muy óptimos para las pieles grasas y se absorben con facilidad sin dejar residuos, así que son beneficiosos para las pieles mixtas. Los de mosqueta y almendras son altamente hidratantes y en altas concentraciones no estarán muy indicados para las pieles mixtas.

Si buscas una piel jugosa, más elástica y más luminosa, pon un aceite facial en tu vida! Son ideales para usarlos como serum o bien puedes mezclar unas gotas con tu tratamiento diario para aportar ese plus de antioxidantes.

Este tema de los aceites faciales nos dará para tratarlo a fondo en otro post 😉