Aceites faciales si o si

Las que ya me conozcáis o sigáis mi andadura en Elle est belle, conocéis de sobra el amor incondicional que tengo a los aceites faciales y además, el tiempo me ha dado la razón ya que estoy de acuerdo a pies juntillas con que     ” oil is the new black ” y son ya numerosas firmas las que han sucumbido a sus numerosos beneficios para la piel.

No solo se han hecho los aceites para que las pieles secas nos hidratemos. No, hay un aceite para cada tipo de piel y para cada problemática así que no tengas miedo y encuentra el tuyo.

Es indispensable que en tu búsqueda te centres en aceites de calidad, hechos con aceites vegetales de primera presión en frío repletos de antioxidante y con propiedades altamente regenerantes como el argán, la semilla de uva, la jojoba, la mosqueta entre muchos otros y si son de cultivo orgánico pues mejor que mejor. Estos aceites son la base del producto que le confieren la textura más o menos densa,  pueden además añadirse extractos botánicos de plantas y otros ingredientes para terminar con aceites esenciales de calidad que le darán aroma al conjunto y por su puesto que también cuentan con beneficiosas propiedades para la piel.

Por daros un ejemplo, los aceites de jojoba y argán son muy óptimos para las pieles grasas y se absorben con facilidad sin dejar residuos, así que son beneficiosos para las pieles mixtas. Los de mosqueta y almendras son altamente hidratantes y en altas concentraciones no estarán muy indicados para las pieles mixtas.

Si buscas una piel jugosa, más elástica y más luminosa, pon un aceite facial en tu vida! Son ideales para usarlos como serum o bien puedes mezclar unas gotas con tu tratamiento diario para aportar ese plus de antioxidantes.

Este tema de los aceites faciales nos dará para tratarlo a fondo en otro post 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − tres =