LO QUE ESCONDE LA ETIQUETA DE UN COSMÉTICO

¿ Sabes qué ingredientes consume tu piel? ¿ Te has parado a pensar de qué están hechos los cosméticos que utilizas ? Estas son algunas de las preguntas que cada vez más personas nos hacemos y saberlo es tan fácil como buscar y leer la etiqueta de cualquiera de tus productos de belleza. Eso te dará una pista de si estás tratando bien al órgano más grande que tenemos, el que recubre todo nuestro cuerpo y el que está más expuesto a los agentes externos.

Cada vez hay más estudios que afirman que muchos de los ingredientes utilizados en cosmética son dañinos para nuestra salud ya que pueden provocar sensibilidad, irritabilidad, eczemas, alergias e incluso favorecer enfermedades tan serias como el cáncer.

Los productos de higiene se componen de:

-Activos. Son la parte más importante de la fórmula ya que son los ingredientes que actúan directamente sobre las distintas problemáticas ( antioxidantes, regenerantes, nutritivos ). En cosmética orgánica los aceites vegetales y esenciales son los que están repletos de estas sustancias.

-Excipientes. Son los encargados de emulsionar las grasas y el agua al formar una crema y conseguir así una mezcla homogénea ideal. En cosmética orgánica las ceras y mantecas son las encargadas de esta labor.

-Aditivos. Lo que se añade para aportar color y aroma a una fórmula para que sea más atractiva y también los conservantes que son sustancias químicas que prolongan la vida de un cosmético. En cosmética orgánica las propias plantas son las que hacen este trabajo.

En las etiquetas encontramos los ingredientes de los que está compuesto un producto y se denomina INCI ( nomenclatura internacional de ingredientes cosméticos ) y fue creado en Estados Unidos ya por los años 80 por la CTFA (Cosmetic Toiletry and Fragance Association)  para unificar el listado y hacernos la información más fácil. A finales de los 90 la Unión europea también hizo suya esta nomenclatura que a lo largo de los años ha ido sufriendo modificaciones.

No es obligatorio incluir la totalidad de la lista de ingredientes utilizada ni los porcentajes exactos pero si que deben aparecer en orden según su proporción, es decir el primer ingrediente de la lista es el mayor porcentaje y el último el menor.

La nomenclatura es en latín y si te interesa saber mucho más a fondo de este tema tan espinoso mira lo que publica la Agencia española del medicamento sobre el INCI

No hace falta ser un gran entendido sobre el tema  para saber en cierta medida leer una etiqueta y solo con algo de sentido común sabrás qué estás consumiendo.

Trata de elegir productos con menos componentes, descarta una lista interminable de ingredientes, es mala idea.

La nomenclatura en latín que te sugiera el nombre de una planta es una buena opción y evita aquellos que  te suenen a química pura y dura.

Sin duda los productos con ingredientes de cultivo orgánico son muy saludables para tu piel y las plantas en todas sus vertientes, hojas, raíces, semillas y flores han sabido dar remedios a las problemáticas de la piel.

Me gusta lo orgánico pero sobre todo saber qué me aplico en la piel. No renuncio a ciertos activos de origen químico, pero si renuncio a los que realmente no sirven de nada como emulsionantes, fragancias y colorantes añadidas, derivados del petróleo, parabenes…

Aquí os dejo un par de ejemplos de INCI en un cosmético. ¿ Cuál os parece más natural ? La tendencia a consumir green beauty cada vez es mayor, las conciencias despiertan. Comprad cosméticos con la conciencia de saber qué aplicáis en vuestra piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

siete − dos =